domingo, 18 de mayo de 2008

Una mirada personal sobre la seducción: segunda parte

"Deja de preguntar qué vendrá mañana. Cada día que te otorgue el destino agrégalo a los beneficios y no desperdicies los dulces amores, ni los bailes, mientras la vejez perezosa se mantiene lejos de ti que eres joven. Ahora deben repetirse las idas al campo de Marte y a los bosques, y las horas suaves llenas de susurros. A la niña traicionada por una sonrisa, en un rincón oscuro, ve a robarle ahora una prenda del brazo o del dedo que fingen resistirse" Horacio, poeta latino (Oda IX del libro I)

Hola a todos, soy otra vez Sparrow. En la primera parte de este post, que llevaba como título “Una mirada personal sobre la seducción”, hice hincapié en algunos puntos que voy a reflotar para que queden un poco más frescos, y no sean olvidados; ya que constantemente debemos recordarlos para comenzar a tomarnos al mundo de una forma más amena de lo que lo hacemos habitual y cotidianamente; si es que nuestro objetivo final es llegar a ser seductores, desde la humilde perspectiva personal de quien suscribe estas líneas. Había señalado en él los siguientes tips, que aparecen desarrollados en la construcción de mi prosa:

1º) Dominio de lo emotivo (en la comunicación No verbal)
2º) Ánimo lúdico;
3º) Espíritu juvenil;
4º) Decisión de vivir y de divertirse para despertar profundos y genuinos sentimientos en una mujer;
5º) La construcción involuntaria de un efecto que denominé “halo” de nuestra persona en la consideración de los demás.
El efecto halo, para mí es la esencia del seductor, su aporte más relevante a la vida. La vida quiere ser, y pide campo abierto para expandirse, para renacer constantemente. Lo que se expande vive, progresa, renace y gira como la rueda de la fortuna: haciendo girar con ella a los demás. Lo que se restringe muere, evita expandirse por el cerco puesto por la propia vida: la muerte se cierra sobre sí misma para no ejercer su poder totalitario actuando con natural economía.
Yo, como persona dedicada a vivir digiriendo una gran cantidad de material traumatizante, como propone en general el estudio de la historia, he tomado el desafío y el camino de la seducción, ya que se constituye para mí en una suerte de puerta de acceso a una forma superior de trascendentalidad o de conexión entre las personas. La excesiva y continua comunicación con la memoria y los restos desperdigados de personas muertas y situaciones trágicas, nos va llevando poco a poco a la muerte. El asunto de la seducción es, desde mi perspectiva, más que una estrategia simple o combinada de técnicas para levantar mujeres, una revolución del espíritu ante las cosas, una posibilidad de acercamiento mucho mayor al dominio espiritual pretendido por los epicúreos.

Epicuro

Se trata de ir adquiriendo una capacidad superior de mirar las cosas, una forma más hedonista. El poeta chileno, Vicente Huidobro, allá por la década del veinte del pasado siglo XX, elaboró un nuevo paradigma poético, que se conoció en la historia de las letras como “creacionismo”. El creacionismo, como su nombre lo indica, pugnaba por forjar un mundo nuevo desde la creación (en este caso, literaria), y a partir de las nuevas nominaciones hechas, que según este autor, debían romper el curso autoritario y lógico impuesto hasta ese momento, por las valoraciones previas, que encadenaban y confinaban a las palabras hacia una realidad de antemano diseñada.




Cuando uno se vuelve un poco experto en esto de romper los sentidos de las palabras, haciéndolo oportunamente, a través del manejo de la empatía con los otros seres humanos y liberando el inconsciente, se transforma en un seductor. No hay nada más encantador para mí, que escuchar de una forma novedosa el resurgimiento de las cosas que uno creía ya aprendidas, y despertar en ellas una nueva conciencia de las cosas. El constante descubrimiento de lo conocido es una actividad que sólo puede ser llevada a cabo por un niño: la idea es recuperar un poco esa seriedad puesta al servicio de la imaginación que ponía el infante a la hora de aprender y de divertirse al mismo tiempo. La laboriosa tarea de desaprender un poco diariamente, para volver a aprender, constituye el sentido fundamental del creacionismo: literario, filosófico, artístico, pedagógico, etc.




Todos los seductores tienen algo de niños, mientras que los antiseductores tienen algo de viejos. El espíritu del niño simboliza la vida, lo venidero, el día; mientras que el espíritu del viejo simboliza la muerte, lo concluido, la noche. El niño y el viejo conntituyen el anverso y reverso sobre el cual se completa el ciclo de la vida. El niño es atrevido, intrépido, aventurero, incoherentemente imaginativo; el viejo es temeroso, evitador de la aventura, y argumentativamente realista. La sabiduría del primero radica, y aunque parezca paradójico, precisamente en su inocencia; mientras que la del segundo, en su propia y subjetiva experiencia. Cuando éramos niños, jugábamos con nuestras vecinas del barrio, a la mancha, o a las escondidas sin miedo, sin traumas ni cercos imaginarios a los que obedecer, la mojábamos con el chorro de agua de una manguera en verano, sintiéndonos muy seguros y contentos por comprender su mundo y sus necesidades. Al crecer, el poder y la asignación de un papel o rol, nos fue imponiendo una representación mental completamente alejada de esas experiencias tan gratas, que fueron reprimidas con el paso de los años, y que se fueron distorsionando dentro de nuestra subjetividad, haciéndonos más complejos y menos capaces de comprenderlas.



Yo les pregunto: ¿ya han asesinado a su niño interior? ¿Lo alimentan aún con golosinas? ¿Lo malcrían? ¿Han escuchado demasiado la voz de la experiencia provecta y amargada? ¿Cuándo fue la última vez que mojaron una chica con un chorro de agua en un día de verano? ¿Alguien creé que ella pueda ofenderse porque ustedes tengan ganas de jugar a las escondidas?

Nada más por hoy.
Un saludo a todos.

14 comentarios:

Jorge - cinenovedades dijo...

Excelente informe, realmente Sparrow. Nuevamente debo felicitarte, sin lugar a dudas.

Me he quedado pensando en la comparación que haces entre el espíritu del niño y el espíritu de una persona vieja, y lo que representa en todo sentido. Excelente párrafo y excelente reflexión!

¿Que cuando fue la última vez que mojé a una chica con un chorro de agua? No recuerdo, jaja.

Te mando un abrazo. Saludos, Jorge.

Sparrow dijo...

Jorge: Muchas gracias. El espíritu del niño al servicio de la vida en verdad, no es una creación auténticamente mía, amigo, ya que es mencionado de alguna manera en el libro "Así hablaba Zaratustra" de F. Nietzsche. Para él, el germen del supehombre está presente en el vuelo imaginativo y la inocencia creadora que poseen los niños. Te recomiendo la obra, si es que no la leíste. Y como decía Borges, uno de alguna manera no hace más que reescribir lo que otros tantos han escrito hace mucho tiempo. La literatura como la filosofía, es la reescritura de algunas ideas básicas, que tienen milenios de existencia previa.

Un abrazo.

Ursula... dijo...

Suelto la niñita... eh

Soy chiquitita
no alcanzo la mesa
subo a mi sillita…
y ¡PUM!
de cabeza…

El otro día jugaba con mi vecinito a las escondidas... pero, me espiaba... entonces le pequé con un zapato viejo de mi abuelo...(jiji)

(Espero disfrutes ese tema tan interesante de la regresión interior, como yo disfruté de tus conceptos… gracias.)

toysareme dijo...

Mister Sparrow.... quien es usted?? Ha hecho un viaje a mi blog y no le reconozco... no tengo por mis veras a nadie q hable tanto sobre la seducción....de caperucita roja ni del lobo feroz..quien eres quien eres??
saludos

OliverX dijo...

Te iba a citar a Zarathustra pero ya lo hiciste. Übbermensch!

Muy buen post, inspirador, para todo lo que se emprenda.

PD: Una lástima que no pudimos charlar el viernes. Entre la afonía y que tenía que laburar el Sábado no me quedé el tiempo que quería.

Sparrow dijo...

Úrsula: No me vengas con esos cuentos, seguramente jugabas con tu vecinito al Doctor, y le decías que te dolía ahí, para que te auscultara.... ¡Vamos, vamos!

Muchas gracias por esos versos tan creativos. Me gustaron mucho.

Un beso.

-----------------------------
Toysareme: Desgraciadamente, no nos conocemos, en el sentido que quizás vos pretendas; pero eso se puede arreglar.

Saludos.

---------------------------

Oliverx: Yo no sabía que te ibas a ir tan pronto, si no te hubiera hecho una seña para que te acercaras. ¿Viste para lo que sirve ser tímido? La cantidad de cosas que seguramente hemos desperdiciado en la vida por timidez.
Será en un próximo encuentro.

Saludos.

Gabriela dijo...

amo jugar.. siempre digo que soy una nena grande.

Me gusta ir a la plaza a hamacarme y caminar por los cordones de la vereda haciendo equilibrio, soy capaz de pelearme por un helado y hacer pucheros por un chocolate.


Gracias al cielo es algo que no perdí. Soy algo tìmida pero la voy piloteando con un poco de desparpajo. Después de todo si hago papelones la única perjudicada soy yo :)

Ursula... dijo...

Uy… Spa… no me digas que además de profe, historiador, Johnny Deed, entre otras cosas también eres “vidente” (jiji)
Pero te cuento un secretito… era mi vecinito el que me pedía que le tocara ahí, yo le decía -eso no se hace-
Entonces él, con carita de pena cerraba ahí, y se iba tropezando con todo.
Todo por no querer tocarle los ojitos…!!!
Tu blog... buenísimo...
Muy buenas imágenes… y contenido, creo que me volví a enamorar (Alain Delon), esos ojos y esa boca… el tiempo hizo algunos cambios, pero bueno, las piedras mueren piedras y los lindos… mueren viejos.
Un beso y hasta siempre.

Sparrow dijo...

Gabriela: Tené cuidado que, a mí, me gusta empujar a las chicas que caminan por los cordones de la vereda.
¿De dónde sacás que sos tímida? ¿Entonces a quién conozco yo?
Sos una persona genial, espontánea, muy sociable y completamente extrovertida.

Saludos.

Sparrow dijo...

Úrsula, muchas gracias por lo de las imágenes. Es evidente que la fotografía pertenece a Johnny Depp, que está en los EEUU, y no aquí en Buenos Aires; por consiguiente, el de la fotografía no puedo ser yo. Johnny me la prestó, digamos.
Con respecto a mi "videncia", no te imaginás hasta dónde soy capaz de ver.
Al gran Alain Delon lo criticaban mucho cuando era un joven actor, porque era un tipo muy apuesto y los envidiosos de siempre, no le perdonaron nunca que la naturaleza haya sido tan generosa con él.

Un beso.

toysareme dijo...

Dicen los ingleses que si un sparrow (gorrion)entra en tu casa por la ventana significa que la muerte le llegará a uno de los tuyos, así que por favor Mr Sparrow, no entre por las ventanas de las casas...jejejjej

Sparrow dijo...

Toysareme: Ok. Cuando te vaya a visitar a tu casa, procuraré entrar por la puerta como cualquier ser humano.

Saludos.

paola monti dijo...

Alan Delon!!! maestro de la seducción, qué tipo más estupendo, te juro que si me topo con alguno que se le parezca, soy capaz de dejarlo todo, todoooooo!!!!!!!

mis saludos
sparrow...

Sparrow dijo...

Paola: Yo no tengo la menor duda de que vos son capaz de dejarlo todo. Mucha suerte en tu búsqueda de tu Alain Delon.

Saludos.